Cubo fractal

Dilema cuántico
2016

La estructura aparentemente caótica de la naturaleza tiene una característica particular que hace de la supervisión de cualquier creación una tarea innecesaria. Cada patrón se autoreplica a diferentes escalas sin la intervención externa de voluntad alguna.

La geometría fractal que gobierna la naturaleza explica cómo ésta es capaz de alcanzar una completa definición a cualquier escala que sea observada. Un organismo fractal que manifiesta la sencillez y la fuerza de un patrón autosemejante, un cubo cuántico, es el objeto del proyecto.

La estricta configuración inicial del cubo produce un número de barras de distintos materiales que permiten realizar sugerentes composiciones. Los materiales de cada barra representan una porción de la naturaleza y provocan diferentes percepciones en el observador. La tierra se materializa en barras de terracota, el agua en hielo. El aire está presente en los recovecos del aluminio poroso, y el fuego se evoca con los rayos de luz refractados por el vidrio coloreado.

Los distintos pesos y sensaciones de los prismas están presentes. Así la experiencia del tacto de la materia es una propiedad inmutable que se encuentra en el origen del proyecto.

El juego se produce en cuatro variaciones, cuatro cubos, cada uno de ellos correspondiendo a un elemento básico. Cada elemento queda así representado con un material. Un cubo ideado para captar la mirada de aquellos capaces de apreciar su cualidad material.

Información

Categoría
Diseño de producto

Tipo
Juego, cubitos de hielo

Fecha
2016

 

Estado
Investigación