Laura Granero

La tradición de la firma
2017

 

La identidad de una fortepianista que interpreta la música del Romanticismo con instrumentos de época y de manera históricamente informada, se resuelve identificando elementos visuales propios del periodo y susceptibles de dar cuerpo al proyecto.

En las primeras aproximaciones parecen numerosos elementos florales en forma de pétalos, hojas, y el aire que los anima, y permanecerá la idea de ligereza y de elementos filamentosos, más adelante desarrollada en referencia a las marcas de artesano situadas en los frontales de los fortepianos.

La escritura puramente romántica de Clara Schumann integra ligereza, un carácter etéreo que invita a pensar en el viento, los elementos filamentosos de gran elegancia…

Invitó a pensar en el logotipo como una firma y definió el carácter final del mismo sustituyendo las abstractas líneas por un texto intuido y marcadamente manual, mientras que las capitales L y G se mantuvieron florales, deudoras del trazo de las marcas de artesanos.

Junto a la fotografía floral, se propone el uso de ilustración botánica con un tratamiento texturizado en blanco y negro (o tinta azul) a partir de los originales, para acompañar de forma general a cualquier aplicación de la marca.

El desarrollo del logo permite una aplicación sencilla similar a la de una firma en cualquiera de los usos. Un logo que aparece siempre elegante y discreto.

Información

Categoría
Diseño de identidad, diseño gráfico, dirección de arte

Tipo
Logotipo y otros elementos visuales identitarios, dosier digital, página web, papelería

Fecha
2017

Cliente
Laura Granero

Impresión
Archicercle

Estado
Completado